Psicología Transpersonal

“Tu visión devendrá mas clara solamente cuando mires dentro de tu corazón…

Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta”.

Carl G. Jung

¿Qué es la Psicología Transpersonal?

La psicología transpersonal aborda el estudio de los potenciales más elevados del ser humano y el reconocimiento, comprensión y actualización de los estados de consciencia intuitivos, espirituales y trascendentes (Lajoie & Shapiro, 1992).

Etimológicamente, el término transpersonal significa “más allá” o “a través de” lo personal, y se refiere a las experiencias, procesos y eventos que trascienden nuestra limitada sensación habitual de identidad y nos permiten experimentar una realidad mayor y más significativa (Daniels, 2008).

Se le denomina “la cuarta fuerza”, y lo emergente en esta fuerza es que la psicología transpersonal se interesa por los estados del ser, del devenir, autorrealización y expresión de metanecesidades individuales y de la especie, los valores últimos, las experiencias cumbre, éxtasis, experiencias místicas, asombros, la consciencia cósmica, entre varios (Almendro, 1995).

La psicología transpersonal sostiene que la consciencia “normal” es un estado útil y necesario, aunque defensivamente contraído de consciencia limitada que si bien capacita a la persona para vivir en el mundo social, le sustrae de los potenciales espirituales más elevados que descansan más allá del dominio del ego. La consciencia se haya estructurada en niveles, configurando un amplio espectro de estados alterados de consciencia, algunos de los cuales evidencian capacidades superiores a las ordinarias, mientras que otros presentan un potencial más limitado. Pero interdependientemente de su nivel de consciencia, la mayor parte de los seres humanos, disponen de la posibilidad de expandir su consciencia a los dominios superiores.

En algunas situaciones, como en enfermedades degenerativas, la consciencia puede contraerse a modalidades de funcionamiento muy primitivas, despojando, en tal caso, al individuo de las capacidades necesarias para adaptarse al medio, donde es necesaria la ayuda psicofarmacológica y profesional para equilibrar la patología (Nelson, 2000).

La psicología transpersonal entonces, acoge que somos cuerpo – mente – espíritu, conectados. Un cuerpo que es consciencia, en una ecuación que equipara la consciencia, materia y energía.

No se trata de que el camino espiritual ocupe el lugar de un proceso terapéutico. Lamentablemente pocos maestros espirituales están entrenados para manejar distar y éticamente la transferencia. El problema surge cuando consideramos la espiritualidad como una alternativa al desarrollo psicológico, más que como su prolongación. La consciencia espiritual solo contribuye a la totalidad cuando se basa en la salud psicológica y en la integración de todos los niveles de consciencia.

En resúmen, para la psicología transpersonal tanto el cosmos como la naturaleza humana son considerados desde un punto de vista holístico, unitario y organizado en múltiples niveles existenciales de realidad y de identidad, que van desde los niveles más concretos, materiales a niveles más sutiles, que integran y sustentan los niveles inferiores. En una mirada de integración y trascendencia, una holarquía en la cual cada unidad es el todo de un nivel y una parte del siguiente.

“Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de consciencia en el que se creó”.

Albert Einstein

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s