Lago Titicaca: Isla del Sol – Bolivia

En este viaje manejamos 144 Km desde Puno – Perú hasta Copacabana – Bolivia.  En Arequipa decidí visitar la misteriosa Isla del Sol, ubicada en el Lago Titicaca. La idea nació de un fuerte llamado que sentí una vez que llegue a Perú y que de apoco logró tomar toda mi atención. Revisamos el mapa y fijamos la ruta. Decididos y seguros pasamos sin ningún problema la frontera hacia Bolivia y llegamos al pequeño pueblo de Copacabana. La isla está ubicada a 1 hora y media de navegación desde Copacabana. IMG_2432Según cuenta la leyenda fue en esa isla que Manco Capac y su mujer Mama Ocllo, iniciaron la dinastía Inca y desde allí partieron a fundar Cuzco. Por esta y muchas historias más aconsejo alojar por lo menos una noche en la isla, y darse el tiempo de recorrerla y disfrutarla sagradamente. Hay mucho que conocer y mucho que descubrir aún en ese lugar. La idea nuestra era lograr aprovechar la mágica energía de la isla en la máxima tranquilidad posible. El hecho de que es un lugar turístico, lamentablemente reúne mucha gente en esta época. Esta lleno de mochileros y “gringos” que llenan el lugar. Así que nuestra opción fue alejarnos lo más posible del pueblo y caminar hacia el norte.

Mi amigo Marcos

Mi amigo Marcos

En el camino me encontré con “Marcos” un chico que llamó mi atención porque estaba sentado con una mamita de la zona, haciendo algunos tallados. Me nació hablarle y preguntarle por algún lugar donde alojar. Amablemente Marcos nos guió hacia una mágica y humilde casita en la playa más tranquila de la isla. La “playa la sirena”, con una hermosa y privilegiada vista hacia la Isla Sagrada. Donde se dice que existe una construcción bajo el agua, un triángulo perfecto entre tres islas que ha sido visitado e investigado por múltiples arqueólogos e investigadores de todo el mundo. Lo que han descubierto allí es realmente impresionante. Kilómetros de enormes muros y especies únicas de oro y piedras sumergidas por muchísimos años. Es tanto el atractivo y lo que sorprendió todo esto a los investigadores que no hayan la hora de volver a obtener permiso para traer la ultima tecnología e ir por busca de más. Pero según mi amigo Marco, un joven Argentino, que vive en la Isla por más de 10 años, y que ya forma parte del funcionamiento de la comunidad, los isleños no se interesan por hacer público sus secretos. Saben exactamente lo que el oro atrae. Genera peleas, poder y desastres. Son gente muy humilde y sencilla, que para algunos ojos pueden significar ser gente pobre, pero para los míos son gente muy afortunada. Sus tierras están llenas de cultivos, llenas de alimento, llenas de trabajo y dedicación. Para mi sinceramente no tiene precio poder cosechar de tus tierras sagradas llenas de historia y tradición tu propio alimento y llevarlo a la mesa con el fin de compartirlo con los tuyos.

Pude ver como las mamitas, las más ancianas aun seguían haciendo el trabajo duro, cargando muchas hierbas en sus espaldas y subiendo largas escaleras de piedras. A paso lento pero seguro siempre sonrientes. En el momento que más sentí agradecimiento por el lugar se manifestó cuando subimos al punto más alto a ver la puesta de Sol. Fue un momento muy emocionante y revelador para mi. Pude probar en carne propia la energía de la isla y del Lago Titicaca. Comprendí porque los Incas pensaban que Viracocha, su gran Dios, había ordenado al Sol y a la Luna, en la Roca Sagrada, a dejar la tierra para subir al cielo y desde allí que iluminaran toda la tierra, ya que había pasado mucho tiempo en oscuridad. Según cuenta la leyenda, la Isla del Sol en el periodo Inca era un santuario, al igual que la Isla la Luna, un lugar de peregrinaje que sólo algunos elegidos podían acceder a ella.

Un lugar apasionante y muy interesante, me dejó una gran regalo. Bastó una noche y dos días para saborear un estado de consciencia diferente. Un estado de mayor amplitud y mayor visión. Pude contemplar la perfección de la vida, de cada cosa y de cada tiempo. De que la tierra esconde infinitos secretos, que son revelados en su momento correcto. Hoy en día la Isla aún mantiene su población indígena de origen Quechua y Aymara. Se dedican fuertemente a la agricultura, el turismo, artesanía y el pastoreo. Mi más sincero deseo para la isla nació en el momento que la dejé, espero que la modernización y la tecnología invadan ese sagrado lugar. Si bien los isleños defienden su tesoro histórico, el dinero y el turismo tienen una gran influencia en el mundo. Espero que esta vez no logren ser confundidos ni distraídos.

mesadesacrificioisladelsolbolivia1152_12817492525tpfil02aw29549

Anuncios

Un comentario en “Lago Titicaca: Isla del Sol – Bolivia

  1. Que hermosas experiencias y felicitaciones por tu valentía, tienes el coraje de tus padres sigue asi y triunfarás en la vida.No siempre lo económico es tan imortante como tener tu propia experiencia de la vida.Una vez mas felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s